Diario de un bosón. 11

8 de Agosto de 2007

Se ha corrido el rumor de que han visto taquiones en los alrededores. La gente está muy alterada, y no es para menos. Si un taquión choca contigo te puedes dar por frito y ni siquiera te enterarás. Los taquiones van a más velocidad incluso que la de la luz, lo que ha decir verdad, es teóricamente imposible. Por eso algunos listillos que han tenido la suerte de no encontrarse nunca con ellos, dicen que lo de los taquiones es un cuento de brujas para asustar a los leptones más jóvenes. Pero el caso es que, como las meigas, existir no existen, pero haberlos, haylos. Lo del imposible en un mundo cuántico ya se sabe que es solo una forma de hablar.

Lo que pasa es que aparecen tan de vez en cuando que siempre la gente se olvida y luego cuando de repente llega una lluvia de taquiones, cunde el pánico. De todas formas la probabilidad de que una partícula infinitesimal como un taquión choque con otra igualmente diminuta, es ínfima. Pero alguna vez ocurre, y al que le toca…

Nadie ha hablado nunca con un taquión, van tan rápido que más que verles, se les siente. Supongo que para ellos tampoco será agradable chocarse con alguien, si pudiésemos comunicarnos seguramente podríamos solucionar esta desagradable situación, yo que sé, habilitar caminos exclusivos para ellos por donde no vaya nadie más o algo así.

Por si acaso hoy no salgo de casa.

One thought on “Diario de un bosón. 11”

Leave a Reply

Your email address will not be published.